Como cada año, se reúnen en Colembres (Asturias) un gran elenco de Maestros en una convivencia artística liderada por Antonio Canales al que acompañarán otros maestros, bailarines y coreógrafos como Rubén Olmo, Ángel Rojas, La Lupi, Maribel Gallardo o Arancha Carmona. Este encuentro que tiene lugar en el concejo asturiano de Ribadedeva es una semana para escuchar y crear flamenco de la mano de la interpretación del grupo musical La Quinta Indiana y que ha contado con el apoyo del guitarrista flamenco Curro de María en la semana del 17 de agosto al 1 de septiembre.

María Herrera comenzó esta iniciativa hace ya tres años, dando la oportunidad a jóvenes artistas de vivir una experiencia única junto a maestros de la danza y recibir de primera mano talleres coreográficos para crear un espectáculo que quedará expuesto en los jardines del Archivo de Indianos – Museo de la Emigración de Colombres.

Este encuentro, de gran importancia e interés para los seguidores del flamenco, es ya toda una institución. Por ello, desde la organización del evento tomaron la decisión de crear una línea textil que representara los valores de la danza y que pudieran vestir con orgullo todos los asistentes durante esta semana de palmas y taconeo.

Para ello, contactaron con el equipo de diseñadores de VRANDED, desde el que se desarrolló una línea de camisetas con el logotipo oficial que pudieran utilizar los artistas y los maestros durante el curso.

Además, se creó una línea de merchandising basada en una colección de dos modelos de sudaderas destinados a su venta para el apoyo de la financiación del proyecto. Para ellas, el equipo de diseño demostró además su amor al arte y creó unos diseños inspirados en el proyecto sobre una selección de colores tan ponibles como para que cualquier persona ajena al proyecto estuviera interesada en comprar y utilizar: kaki y antracita.

El primero de los diseños se configura con quizá el elemento más relevante del flamenco: las palmas; aderezado con la frase Tra trá (creemos que no hace falta explicar por qué).

Para el segundo diseño se eligió uno de los símbolos más flamencos: la rosa, a la que se acompañó del famoso “Tirititrán-tran-tran” a ritmo de alegrías.