The Cupkery Café es un concepto gastronómico que se basa en los años 50 americanos y, como no, en toda la influencia de inmigración italiana de aquella época. Ofrece una amplia variedad de productos gourmet en comidas y cenas, desde American Sandwiches y hamburguesas hasta dulces como cupcakes o los ya legendarios cronuts.

El espacio está decorado con el foco en decorar la cliente al Nueva York actual, con paredes de ladrillo, suelos de madera y el rojo y azul como colores corporativos. Además, los creadores de este escenario gastronómico han introducido un elemento completamente diferencial: por la noche, The Cupkery Café se llamará simplemente “The Cup”, un lugar que evoluciona el ambiente de las dos para  ofrecer copas y cócteles a sus clientes.

Este rollo rompedor era, sin embargo, todo un reto a la hora de crear un concepto de vestimenta que fuera capaz de cuadrar en dos ambientes diferentes. Por ello, confiaron en VRANDED para desarrollar un concepto creativo y un diseño textil que se pudiera adecuar a ambas escenas y que tuviera como elemento central la esencia de su creación gastronómica.

Sugerencia creativa: baseball e italoamericanos

Los diseñadores de VRANDED abordaron este proyecto con un objetivo muy claro: había que desmarcarse de los demás restaurantes americanos con una propuesta única y diferencial. Por ello, se basaron en dos elementos inherentes a la cultura estadounidenese de esta época y que, sin embargo, no se habían utilizado nunca en creaciones textiles:

  1. Enfoque en la inmigración italiana de mitad del Siglo XX.
  2. El estilo de jugador de béisbol, muy presente en la época.

El color ya funcionaba suficientemente bien en cuanto a colores, inmerso en azules y los rojos en contraste, con los ladrillos y la madera. De este modo, fue evidente elegir una paleta de colores que no desentonara, formada por blancos, grises y con toques beige, rojos y azules de lo más discreto.

La copa mediollena

El mandil que escogimos en la línea del concepto, se basó en una lona 100% algodón de color negro, con el bolsillo partido y con correas beige para el uniforme de sala. En el caso de los camareros, completamos el look con una camiseta estilo panadero, con tres botones en el cuello de manga larga. Por otra parte, en el caso de los jefes de rango, se eligió un polo gris claro con efecto jaspeado.

Ambas prendas se completan con un bordado delantero con el logotipo de la marca y una frase en la parte trasera con la frase a medida con el espíritu de la marca: creamos el “Here the cup is always full”. Con esta afirmación queríamos apelar al concepto de ver la copa medio vacía o medio llena. así, dábamos a entender el buenrollo que queremos transmitir y el deseo de que todos los clientes se sumen a ver la copa bien llena y que, después de cenar, quieran quedarse a tomar algún trago. Para el diseño de la frase, se utilizó la tipografía de la marca con un toque desgastado.