En VRANDED estamos orgullosos de haber colaborado junto a la agencia creativa Officer and Gentleman en la creación de Proud United, un equipo simbólico de fútbol que pretende luchar contra la homofobia en el campo de juego. El proyecto ha sido impulsado por la casa irlandesa de apuestas Paddy Power, que abandera la batalla contra la discriminación en el deporte.

La agencia creativa Officer and Gentleman ideó el concepto y el desarrollo, que incluyó anuncios impresos en periódicos y vallas publicitarias con el objetivo de señalar lo absurdo de que siga existiendo homofobia en el deporte más popular del mundo. La acción está enmarcada en la campaña “Come out and Play” de Paddy Power para combatir la homofobia, que fue galardonada en el festival de Cannes tras llamar la atención sobre la falta de jugadores LGTBQ.

 

Para el desarrollo de la campaña, ha sido fundamental la creación de la uniformidad que diera credibilidad al equipo Proud United; para lo que se confió en bagaje de la firma de diseño madrileña VRANDED, que cuenta con una amplia experiencia en diseño de merchandising, uniformes y textil. El equipamiento, desarrollado al completo con camiseta y pantalón propio de equipación deportiva, cumplía con los colores corporativos de Paddy Power, con bordados de la bandera LGTBQ, el escudo creado expresamente para este equipo y un mismo nombre en el dorsal que uniría a todos los asistentes al evento: PROUD.

La campaña incluyó, además, The Game Changer; un globo de 9×6 metros (superior a una casa de dos pisos) que representa a  todos los futbolistas LGTBQ que están cambiando el deporte y la percepción que la sociedad tiene de éste, cada vez que pisan el césped. Un símbolo que, como los jugadores, no puede pasarse por alto.

El entrenador del equipo fue el legendario jugador y manager Graeme Souness, que hizo carrera en los 70 y 80 en equipos de la talla del Liverpool. Se ha posicionado como un aliado de los futbolistas LGTBQ y pretende ayudar aportando a la causa su personalidad. Durante el desfile, indicó que “la sociedad ha hecho enormes avances en términos de LGTBQ, así que como personas de fútbol debemos preguntarnos por qué presiste el problema de la homofobia en nuestra comunidad y desafiarlo”. Souness no es ajeno a defender la diversidad en el fútbol ya que como entrenador del club de fútbol escocés Glasgow Rangers, fichó al primer jugador negro de su historia (Mark Walters, 1987), así como al primer católico (Mo Johnston) hace 20 años, un movimiento muy valiente dado a las tensiones religiosas existentes en la época.

Desde Paddy Power han declarado que “nos encanta el fútbol, por lo que queríamos contribuir a inyectar un poco más de amor en el deporte. Sabemos que en general, las personas tienen buen corazón, pero a veces se necesita un pequeño empujón para ayudarlos a darse cuenta de que la tolerancia es el camino correcto para un deporte donde debería abundar el respeto. Esperamos que campañas como esta contribuyan a mantener lo hermoso de este deporte”.