Madrid acoge dos restaurantes creados por un mismo fundador: Ottica y Occhiali. Ambos tienen conceptos similares: una explosión de colores que recuerda al gran abanico de la naturaleza, detalles de vegetación salvaje y un mobiliario basado en madera y mimbre para completar una experiencia que pretende trasladar al comensal a una selva tropical.

El concepto

La conceptualización de un diseño textil a medida debía ir ligada a esa fusión de texturas y colores que tanto llama la atención, en una decoración basada en elementos que potenciarán el diseño exclusivo de un delantal único para cada uno de estos dos restaurantes que comparten una misma esencia.

El diseño

El resultado ha sido la creación de un delantal reversible, con bajos diagonales que pretenden ese efecto que se sale de lo común. Cuentan, además, con un bolsillo partido en el centro, también con uno de los lados en diagonal, y pespuntes en contraste en color mostaza. Cierra la equipación con unas correas crudas que suavizan el look.

En cada reverso, un logo. Ambos van bordados en un mostaza vibrante en el pecho del delantal.

El resultado

Todo ello para un resultado que cumple con el criterio estético de la marca y que ensalza, además, lo multiusos por su doble cara. Además de útil, este delantal todoterreno puede servir sin ningún problema para ambos delantales, una decisión que lleva a un máximo auge la practicidad, encontrando un ahorro de costes en su creación. Para el equipo, es tan sencillo como elegir que lado enseñar, con una estética que encuentra la fusión de ambos restaurantes.

Para completar el look, se ha seleccionado una camisa azul celeste y unos pantalones color khaki.