El equipo de Manolo Bakes nos pidió un nuevo concepto de vestuario profesional para todos sus empleados, que fuera en la línea de su nueva marca, con una identidad innovadora y renovada que mantuviera toda la tradición artesana de una gran repostería. Cuando los creadores de los famosos manolitos te solicitan el diseño y la producción de toda su colección textil, lo primero que piensas es en el gran reto que tienes por delante, así que nos pusimos enseguida a trabajar y a buscar un concepto brutal que pudiera englobar un vestuario completo. Y lo encontramos: Manolo Bakes Me Happy.

Con ese concepto, lo siguiente que quisimos es hallar una fórmula que combinara a la perfección los valores de una marca con gran tradición en repostería, con sugerencias innovadoras, ya que esta empresa se está adaptando a los nuevos tiempos y lo está haciendo muy bien. El resultado ha sido un vestuario elegante, actual, cercano y al detalle y que ha mantenido los colores y la estética del clásico repostero con un corte moderno en los tejidos. Manolo Bakes tiene una imagen más fresca que nunca, sin renunciar a la esencia de sus orígenes. Por ello, sus uniformes debían reunir la receta de siempre (tradición, artesanía, calidad, cercanía y dedicación) con una imagen actual que mostrara entusiasmo y juventud. En este sentido, Martín Mosquera, Director de Diseño de VRANDED, ha indicado que “nuestra principal misión fue demostrar la filosofía de Manolo Bakes con un alto nivel de detalle, que sea una muestra más de su saber hacer y sus cuidadas creaciones”.

Con ello, creamos la primera gorra “bakerboy cap” con cinta ajustable, además de un polo personalizado y un delantal único que además estará a la venta para los clientes de Manolo Bakes. El resultado ha sido fantástico y el cliente ha quedado muy satisfecho. Y no lo decimos nosotros: Pablo Nuño y Ángel Terrés, CEOs de Manolo Bakes, indicaron que están “muy ilusionados con el resultado de esta colección, que recoge la esencia de todas las creaciones y de todo el equipo que conforma Manolo Bakes. Y que ahora será un canal más de comunicación para mostrar la fuerza de una marca artesana que se ha sabido adaptar con entusiasmo a las nuevas necesidades de un público exigente”.

El Mandi

 

Creado desde cero, este mandil destaca por una personalización absoluta. Incluye, como elemento más destacado, un bolsillo central personalizado con el dibujo en mosaico de los manolitos y una etiqueta personalizada diseñada con la imagen de marca. El reto en este caso, según indica el diseñador Martín Mosquera, ha sido encontrar una fórmula que de la suficiente comodidad a los empleados con una estética atractiva, ya no solo para lucir en los establecimientos, si no para atraer la compra de los clientes, ya que este producto estará a la venta. Además, se han incluido traviilas que simulan las del cinturón de un pantalón, y que permiten acoplar la carrea para sujetar el mandil.

 

Los polos

Con un estilo en la línea de la marca, este polo a medida mantiene los colores de Manolo Bakes que denotan la tradición de la repostería, con un corte moderno y cuello Mao. La referencia ha sido la vestimenta de los pasteleros de principios del Siglo XX, a lo que se ha retocado el cuello y la manga con beige, dibujando el conjunto con el Pantone de Manolo Bakes verde. Se culmina el detalle con el hilo rojo, segundo color corporativo, y que cose y fija los detalles de la botonera del cuello.

 

Bakerboy Cap

 

La bakerboy cap, que está inspirada de nuevo en las clásicas gorras de repostero de principios del XX, incluye un material ligero para ganar en comodidad y que sea menos caliente, lo que permita a sus usuarios olvidarse de que lo llevan puesto. Además, destaca por ser la primera gorra de esta clase con una cinta reguladora detrás, con cierre ajustable, una adaptación diseñada por VRANDED para que permita a la marca tener una talla única y que sea ideal para empleados con pelo largo. “Además, el interior es completamente personalizado, con cintas tapacosturas interiores con el nombre de la marca junto a los manolitos impresos, todo englobado con la frase “Manolo Bakes Me Happy”, que responde al concepto creativo diseñado por VRANDED y que ha sido adoptado con cariño por el equipo de Manolo Bakes”, concluye Mosquera.