Plaza de Bilbao, Madrid. Para pequeños, mayores y más mayores aún, el Café Comercial no necesita ningún tipo de presentación. 130 años de historia en uno de los puntos más emblemáticos de la capital lo avalan. Se trata del uno de los locales más típicos de la ciudad que, tras una pausa, ha reabierto sus puertas con todo el sabor castizo y adaptándose a cada uno de los momentos del día.

Allí podemos ver fiestas de postín, caras conocidas, entrevistas al famoseo y a muchos otros que simplemente pasan por allí. Cualquier hora del día es buena para cualquier tipo de plan gracias a dos cartas completamente diferenciadas, la de restaurante y barra; y todo con el mismo lema: la vuelta a las raíces madrileñas y a la cocina de Mercado.

El Café Comercial no necesita muchas presentaciones, sus 130 años de historia hablan por si solos. El vecino más emblemático de la capital reabre sus puertas con una oferta gastronómica que recobra el sabor castizo y se adapta a cada uno de los momentos del día. Dos cartas diferenciadas, la del restaurante y la de la barra, pero con un mismo lema, la vuelta a las raíces madrileñas y a la cocina de Mercado.

Mantiene, de este modo, esa esencia que ha sido durante décadas una referencia para artistas y escritores de todas las décadas, aunque ahora bajo la gestión de Grupo Escondite (Don Lay, Lady Madonna o Barbara Ann). Desde este grupo llevan tiempo confiando en los diseños y producción de VRANDED para su vestuario, y cuando vieron la necesidad de dar un toque moderno al vestuario de esta esquina legendaria, no dudaron en contactar con nosotros.

Modernizar un uniforme con historia

No siempre se tiene la minuciosa tarea de dar un toque atrevido y moderno a un uniforme que lleva décadas vistiendo a todo un equipo. Por ello, el equipo de VRANDED asumió la tarea manteniendo lo general e hilando una nueva línea textil desde los detalles.

En primer lugar, se decidió mejorar la prenda con un tejido con mayor gramaje, que da sensación de mayor comodidad y tiene una mejor resistencia. Al patrón de esta readaptación se le incluyó un patrón de chaqueta tipo militar con cuello Mao y trabillas en los hombros. Los botones, metálicos. El bolsillo de pecho, inclinado a la izquierda. Y para acompañar, dos bolsillos de bajo.

Además, se diseñó una versión de camisa basada en la propia chaqueta, a la que se le incluyó un tejido Oxford y se eliminaron los bolsillos bajos para un mayor confort. 

Para el acabado, se bordó a mano el rango de cada empleado en el brazo izquierdo, al elenco de patrocinadores en el brazo derecho y finalmente un cuidado bordado en el pecho con el logo que nos enorgullece incluir entre la familia de clientes de VRANDED.