Miles de estudiantes han viajado con Ad Astra, esta escuela de estudios en el extranjero, desde que se llegara a España en 1999 –se fundó en Seattle tres años antes-. Miembros de ASEPROCE y con el reconocimiento del Congreso de Estados Unidos de América por su trabajo, su principal forma de darse a conocer es el “boca a boca”; algo que solo es posible manteniendo unos altos estándares de calidad.

Pero claro, tras el boca a boca, en un mundo en el que las marcas pujan por cada vez una mayor personalidad, el público objetivo comienza a interactuar con una marca de la que espera una experiencia exquisita. Desde AdAstra lo saben, y vieron necesario dar un nuevo lavado de cara a su logotipo, algo para lo que contaron con el equipo de diseñadores de VRANDED, que se encargaron de desarrollar una identidad de marca completa. ¿El reto? Convertir Ad Astra en una marca enfocada al público más joven para empezar a dirigirse a los alumnos y no tanto a los padres.

Ad Astra se extrae de la frase hecha en latín “Ad Astra Per Aspera”, que significa “hacia las estrellas, a través de las dificultades”. De este modo, desde VRANDED quisimos convertir a la marca en la figura del mentor que ayuda a tomar la mejor decisión para salir de la foma de confort y lanzarse a vivir una aventura en el extranjero. Así, también quisimos dar a los estudiantes (el público objetivo de la marca), la oportunidad de sacar al aventurero que llevan dentro de la mano de Ad Astra.

 

Con este concepto comenzaron los trabajos de desarrollo de identidad visual de marca, que finalizó con la creación de un logotipo conformado por tres piezas:

  • “AD” – Hacia. Representa el comienzo de la aventura, el inicio del camino hacia el que nos dirigimos. El rojo nos da la fuerza para ese comienzo.
  • “ASTRA” – Las estrellas. La A arranca con la fuerza que nos llega desde el “AD”, dando el pistoletazo de salida para ese camino que se va completando con el resto de la palabra.
  • La iconografía de las estrellas: Aparece ocupando el lugar del típico asterisco utilizado para ampliar información en cualquier texto (*). Viene a referirse a que el camino de cada uno es diferente y se desarrollará como cada uno quiera. Ad Astra se adaptará a él para personalizarlo al máximo.

 

La tipografía, sin serifa y con un estilo craft y naive, es la Wayward Sans; que nos evoca ese espíritu aventurero y joven de la marca.

El eslogan, en la línea de un concepto que anima al público a iniciar su aventura, reza “where adventure begins” y se refuerza con un color de marca rojo, con fuerza suficiente para empujarnos a lanzarnos a lo desconocido. Un color gris claro hace de contrapeso y contraste para dar como resultado una marca cuidada.

Además, seleccionamos un color diferente para cada destino ofrecido por Ad Astra, inspirados en el color de cada bandera. Se adaptaron, además, todos los destinos al nuevo vranding.

 

 

De este modo, se actualizó con el nuevo diseñado cada elemento de marca, desde manuales para estudiante hasta folletos, pósters e incluso mochilas.